martes, 26 de abril de 2011

"No es lo que se dice sino como se dice" II Parte...


¿Sabías que una frase dicha en el momento oportuno y con cariño (así sea fuerte su contenido), puede cambiar la vida de una persona? 
entonces, ¿a qué esperamos para poner mas atención a lo que decimos?
1.- Todos nosotros, cometemos errores, todos nos equivocamos, por consiguiente, no nos convirtamos en juez de nadie, no hablemos como si fuéramos infalibles porque la perfección humana no existe. No obstante, nuestros errores, no deben convertirse en excusa para ayudar con la corrección a otros, pero, siempre con cariño y respeto.

2.- Todos tenemos necesidad de afecto, de escucha, de aprobación, de respeto, de ser tomado en cuenta.  Por lo cual, antes de hablar,  reflexionemos en  no decir a nadie lo que no nos gustaría que nos dijeran a nosotros en las mismas o en otras circunstancias.
Reflexionemos antes “¿Con estas palabras le voy a ayudar o a humillar?” por lo cual, evitar a toda costa, improperios, vejaciones u otras descalificaciones, que no ayudan para nada,  todo lo contrario.

3.- Evitar  etiquetar a las personas por las acciones. Por ejemplo, no está bien decir “eres un perezoso porque no hace las labores” mejor decir “en algunas ocasiones no has hecho las labores, tienes algún problema con ellas? ¿Necesitas ayuda para hacerlas?”

4.- Siempre: Mejor proponer que imponer.

5.- La Empatía siempre por delante, ponerse en lo zapatos del otro. Debemos ser fieles a nuestras convicciones pero para convencer es mejor el ejemplo y la comprensión que un montón de palabras.

6.- Las ironías o el sarcasmo lo dejamos para los chistes ingleses pero no los usemos para corregir o formar, hacen mucho daño.

7.- Ser específico, sin generalizaciones. "Siempre llegas tarde", la palabra siempre se aleja de lo real y no da la oportunidad de que se pueda cambiar o mejorar. 

8.- Dicen que la confianza da asco... pues me parece que es muy cierto en muchas ocasiones, sobretodo, en el ambiente familiar, pues, tendemos a pedir las cosas de malas formas o como si la cortesía estuviese tácitamente y es todo lo contrario, dentro de nuestra hogar es donde mejor debemos hablar, con los mejores modales y la mayor cordialidad, porque estamos con las personas que mas queremos. ¿o no?


9.- También antes de hablar es conveniente saber escuchar con atención al otro, esto requiere mucho esfuerzo para evitar: Distraernos,  Interrumpir al que habla,  Juzgar, Ofrecer ayuda o soluciones prematuras, Rechazar lo que el otro esté sintiendo, por ejemplo: "no te preocupes, eso no es nada", Contar "tu historia" cuando el otro necesita hablarte o Contraargumentar. Por ejemplo: el otro dice "me siento mal" y tú respondes "y yo estoy peor y no me quejo".



Estos puntos son también mis puntos de lucha diaria, espero también sean útil para ti.


Un abrazo,

1 comentario:

  1. Mariale que bien lo dices esto me ha gustado lo voy a poner en practica porque es muy real

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.