jueves, 24 de enero de 2013

Mirad como es Windows 8

miércoles, 16 de enero de 2013

Nuestros hijos

 Si señor, un sabio este hombre, qué razón tiene
Leopoldo Abadía (Zaragoza, 1933), profesor y escritor español conocido por su análisis de la crisis económica actual Leopoldo Abadía (autor de " La crisis Ninja ") dice en su artículo: 

Me escribe un amigo diciendo que está muy preocupado por el futuro de sus nietos.
Que no sabe qué hacer: si dejarles herencia para que estudien o gastarse el dinero con su mujer y que "Dios les coja confesados".
Lo de que Dios les coja confesados es un buen deseo, pero me parece que no tiene que ver con su preocupación.
En muchas de mis conferencias, se levantaba una señora (esto es pregunta de señoras) y decía esa frase que a mí me hace tanta gracia: 
"qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?"
Ahora, como me ven mayor y ven que mis hijos ya están crecidos y que se manejan bien por el mundo, me suelen decir 
"¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros nietos?"
Yo suelo tener una contestación, de la que cada vez estoy más convencido: 
"
!¿y a mí, qué me importa?!"
Quizá suena un poco mal, pero es que, realmente, me importa muy poco.
Yo era hijo único. Ahora, cuando me reúno con los otros 64 miembros de mi familia directa, pienso lo que dirían mis padres, si me vieran, porque de 1 a 65 hay mucha gente. Por lo menos, 64. 
Mis padres fueron un modelo para mí
. Se preocuparon mucho por mis cosas, me animaron a estudiar fuera de casa (cosa fundamental, de la que hablaré otro día, que te ayuda a quitarte la boina y a descubrir que hay otros mundos fuera de tu pueblo, de tu calle y de tu piso), se volcaron para que fuera feliz. 
Y me exigieron mucho.
Pero ¿qué mundo me dejaron? Pues mirad, me dejaron:
1. La guerra civil española
2. La segunda guerra mundial
3. Las dos bombas atómicas
4. Corea
5. Vietnam
6. Los Balcanes
7. Afganistán
8. Irak
9. Internet
10. La globalización
Y no sigo, porque ésta es la lista que me ha salido de un tirón, sin pensar. Si pienso un poco, escribo un libro. 
Vosotros creéis que mis padres pensaban en el mundo que me iban a dejar? ¡Si no se lo podían imaginar!

Lo que sí hicieron fue algo que nunca les agradeceré bastante
intentar darme una muy buena formación.Si no la adquirí, fue culpa mía.
Eso es lo que yo quiero dejar a mis hijos, porque si me pongo a pensar en lo que va a pasar en el futuro, me entrará la depre y además, no servirá para nada, porque no les ayudaré en lo más mínimo.
A mí me gustaría que mis hijos y los hijos de ese señor que me ha escrito y los tuyos y los de los demás, fuesen gente responsable, sana, de mirada limpia, honrados, no murmuradores, sinceros, leales.
 Lo que por ahí se llama "buena gente".
Porque si son buena gente harán un mundo bueno.
Por tanto, menos preocuparse por los hijos y más darles una buena formación:
que sepan distinguir el bien del mal,
que no digan que todo vale,
que piensen en los demás,
que sean generosos. . . .
En estos puntos suspensivos podéis poner todas las cosas buenas que se os ocurran.
Al acabar una conferencia la semana pasada, se me acercó una señora joven con dos hijos pequeños. Como también aquel día me habían preguntado lo del mundo que les vamos a dejar a nuestros hijos, ella me dijo que le preocupaba mucho qué hijos íbamos a dejar a este mundo. 
A la señora joven le sobraba sabiduría, y me hizo pensar. 
Y volví a darme cuenta de la importancia de los padres
Porque es fácil eso de pensar en el mundo, en el futuro, en lo mal que está todo, pero mientras los padres no se den cuenta de que los hijos son cosa suya y de que si salen bien, la responsabilidad es un 97% suya y si salen mal, también, no arreglaremos las cosas.
Y el Gobierno y las Autonomías se agotarán haciendo Planes de Educación, quitando la asignatura de Filosofía y volviéndola a poner, añadiendo la asignatura de "Historia de mi pueblo" (por aquello de pensar en grande) o quitándola, diciendo que hay que saber inglés y todas estas cosas. 
Pero lo fundamental es lo otro:
 los padres.
Ya sé que todos tienen mucho trabajo, que las cosas ya no son como antes,
que el padre y la madre llegan cansados a casa, que mientras llegan, los hijos ven la tele basura,
que lo de la libertad es lo que se lleva, que la autoridad de los padres es cosa del siglo pasado.
Lo sé todo. TODO. Pero no vaya a ser que como lo sabemos todo, 
no hagamos NADA.
Leopoldo Abadía
.

P. D :
1.  No he hablado de los nietos, porque para eso tienen a sus padres. 2.  Yo, con mis nietos, a merendar y a decir tonterías y a reírnos, y a contarles la
     notas que sacaba su padre cuando era pequeño. 3.  Y así, además de divertirme, quizá también ayudo a formarles.

miércoles, 2 de enero de 2013

A litlle green bird


Estudiando Inglés a través del blog de Mónica encontré este bello regalo, debajo está la traducción en Español, es precioso el cuentecito espero os guste también.


Paul wanted very much to be rich but he couldn't figure out how. One night he dreamt with a little green bird. In his dream he asked the bird "Who are you?"

The bird answered, "Luck".

What do you want? asked Paul

I came to remind you of your promise, said the bird

What promise? asked Paul. But the bird didn't answer his question. She just said:

"There are four types of wealth. The first one is the wealth you can obtain committing crimes. The price one pays for this kind of wealth is so high I don't even want to mention it. Besides it is not worth entering into details because those involved in these practices don't  fully understand the consequences of their decisions until I come to charge them the price.

The second type of wealth you can obtain with your God-given talents: business skills, a nice voice, an attractive look, or a special gift in any field. The more money one gets through this kind of wealth, the higher the price one must pay; usually having no real friends, suffering the envy of everyone, being unable to trust anyone, exhaustion, or being constantly worried about the possibility of losing it.

The third type of wealth is the one that you inherit. The price one pays for this kind of wealth is a total lack of ambition and willingness to work for results. To many it might seem a very a low price to pay, but believe me it's a very expensive choice which one only fully understands at the time of death.

The fourth type of wealth is given through lotteries or unexpected events. The price one pays for this type of wealth varies depending on when and how much money one gets, but one must usually pay the same price as in wealth number two and three.

Wow! said Paul, now that you told me all this it seems very difficult to make a decision as to which kind of wealth I would like to have.  What do most people choose?

None of them, said the bird, they choose to have wisdom instead.

And what is the price they pay for wisdom?

All the hardships of life.

----

Pablo tenía muchas ganas de ser rico, pero no podía encontrar la manera. Una noche soñó con un pájaro verde. En su sueño le preguntó al pájaro "¿Quién eres tú?"

El pájaro respondió: "Suerte".

¿Qué es lo que quieres? preguntó a Pablo

Vine a recordarle su promesa, dijo el pájaro

¿Qué promesa? preguntó Paul. Pero el pájaro no respondió a su pregunta. Sólo dijo:

"Hay cuatro tipos de riqueza. El primero de ellos es la riqueza que se puede obtener cometer delitos. El precio que se paga por este tipo de riqueza es tan alto que no quiero ni mencionarlo. Además de que no vale la pena entrar en detalles porque los que participan en estas prácticas no entienden completamente las consecuencias de sus decisiones hasta que yo venga a cobrar el precio.

El segundo tipo de riqueza que se puede obtener con sus talentos dados por Dios: habilidades de negocio, una voz agradable, un aspecto atractivo, o un regalo especial en cualquier campo. El que más dinero recibe a través de este tipo de riqueza, mayor es el precio que hay que pagar, por lo general no tener amigos de verdad, sufriendo la envidia de todo el mundo, al no poder confiar en nadie, agotamiento o están constantemente preocupados por la posibilidad de perderlo.

El tercer tipo de riqueza es la que se hereda. El precio que paga por este tipo de riqueza es una falta total de ambición y voluntad de trabajar por resultados. A muchos les puede parecer un muy bajo precio a pagar, pero créanme que es una elección muy caro que sólo se entiende perfectamente en el momento de la muerte.

El cuarto tipo de riqueza se da a través de sorteos o eventos inesperados. El precio que paga por este tipo de riqueza varía según el momento y la cantidad de dinero que se obtiene, pero por lo general se debe pagar el mismo precio que en número de dos y tres riqueza.

Wow! dijo Paul, ahora que usted me dijo todo esto parece muy difícil tomar una decisión en cuanto a qué tipo de riqueza que me gustaría tener. ¿Qué la mayoría de la gente elige?

Ninguno de ellos, dijo el pájaro, optan por tener sabiduría en su lugar.

¿Y cuál es el precio que pagan por la sabiduría?

Todas las dificultades de la vida.