jueves, 28 de abril de 2016

Audiolibro del Quijote

Espero os guste ..... os dejo el enlace, es una pasada:    Audilibro del Qijote

Ilustración de Antonio Saura

viernes, 18 de diciembre de 2015

La señora que devolvía las estrellas de mar

Bajo los zarpazos de una tormenta formidable el océano se agigantó y durante toda la noche estuvo estrellando su furia contra la playa. Olas de más de tres metros arrojaron sus entrañas de caracolas, peces, algas y mil otros elementos.
Cuando al amanecer se calmó la tormenta, la playa estaba totalmente cubierta de estrellas de mar, que palpitan levemente a la luz de la mañana. Una caminante madrugadora empezó a devolverlas al mar, en una misión que, ante mano, parecía condenada al fracaso dada la enorme cantidad de estrellas en la arena.
-Buenos días, señora -le dijo un turista que la miraba con asombro-, ¿Puede usted decirme qué es lo que está haciendo?  
-Devuelvo estas estrellas de mar al océano.  Si no las devuelvo pronto, morirán por la falta de oxígeno.
-¿Pero no le parece inútil y descabellado su esfuerzo? Es imposible arrojarlas todas al mar hay millones y además posiblemente ciento de playas cubiertas también de estrellas de mar que irremediablemente van a morir.  ¿De verdad que no se da cuenta que se consumirá en tiempo, esfuerzo y no cambiará nada?
La mujer sonrió dulcemente, se agachó, tomó otra estrella de mar y antes de arrojarla dijo: ¡Para esta si cambió algo!
******************************************

Es cierto que es muy poca nuestra ayuda en medio de este mundo tan necesitado, no va a resolver los problemas de millones de personas. A pesar de nuestro esfuerzo, millones de personas están condenados al fracaso a la enfermedad a la pobreza … Pero esto no puede ser una excusa para que no te entregues con entusiasmo para cumplir tu misión. No resolverás los problemas de todos pero sería imperdonable no ayudar a los que pudiste ayudar.  Vive de tal modo que la gente que te rodea experimenten una verdadera gracia el haberte tenido a su lado. Que cada uno de ellos sientan que, para ti, él si es alguien realmente importante. 

domingo, 13 de diciembre de 2015

"El Diamante"

Resultado de imagen de imagenes de diamantes
Hay un bellísimo cuento de un peregrino que se quedó a pasar la noche debajo de un árbol en un bosque cercano al pueblo. En lo más profundo de las tinieblas, pues era noche cerrada sin luna ni estrellas, oyó que alguien le gritaba:
-¡La piedra! ¡La piedra!, dame la piedra preciosa peregrino.
El hombre se levantó, se acercó al hombre que le gritaba y le dijo:
-¿Qué piedra quieres hermano?
-La noche pasada- le dijo el hombre con voz agitada- tuve un sueño en el que se me dijo que si venía aquí esta noche encontraría a un peregrino que me daría una piedra preciosa que me haría rico para siempre.
El peregrino hurgó en su bolsa y le dio la piedra diciendo:
-La encontré en un bosque cerca del río. Puedes quedártela.
El desconocido la cogió y fue corriendo a su casa.
Al llegar a su casa, abrió la mano y vio que era un enorme diamante. Durante toda la noche no pudo dormir de la emoción, había surgido algo en su cabeza que le daba vueltas durante toda la noche.
Al amanecer volvió al lugar donde había dejado al peregrino y le dijo: “Dame por favor, la riqueza que te permite desprenderte con tanta facilidad de un diamante”.

----  La verdadera riqueza la aprendí de un humilde Belén----- No consiste en amontonar cosas, sino en saberse desprender  de ellas.
Nuestra civilización nos enseña a apoderarnos de cosas, cuando debería iniciarnos en el arte de desprendernos de ellas, porque no hay libertad no vida real sin un aprendizaje del verdadero desprendimiento.
En momentos en que impera la cultura del tener, el aparentar y el consumir, y se presenta el egoísmo como un valor fundamental, debemos cultivar con la palabra y el ejemplo el valor del desprendimiento. Asumir la vida como servicio puede ser la clave para encontrar sentido y plenitud.
Es lo que le sucedió al hombre vela, que comprendió que su misión de dar luz, vencer las tinieblas e iluminar vidas suponía el gastarse y derretirse en la entrega.


sábado, 28 de junio de 2014

Ha dado mucho que hablar esta profesora universitaria...

La carta que la profesora de física colgó en el tablón de anuncios Como veis acabo de colgar las notas finales del ordinario de Física II. No puedo por menos que haceros llegar mi más profundo descontento con lo que he tenido que leer en los últimos días. Ya no se trata de no hacer o de no saber, sino de las auténticas BURRADAS que muchos de vosotros habéis dejado por escrito, amén de faltas de ortografía que me hacían sangrar los ojos, así como auténticas cochinadas de examen llenos de tipex, tachones, frases sin acabar, bailes de ecuaciones sin sentido ni explicación, ausencia de hilo conductor de las exposiciones, pésimas redacciones y laberintos de letras ilegibles. Se supone que sois universitarios, que dentro de algunos años llevaréis las riendas de la sociedad y tendréis que trabajar por ella. ¿Sabéis qué imagen dais algunos con vuestros exámenes? Me da vergüenza colgar esta lista, os aseguro de corazón que me da vergüenza y que todos los exámenes que pasan de 4 están corregidos dos veces con lupa intentando buscar algún detalle que se me hubiera pasado para subir la nota. La gran pregunta es ¿no os da vergüenza a vosotros? he encontrado hielo fundente a 100ºC, a 6,66ºC a -20ºC, … ¿A QUÉ TEMPERATURA ESTÁ EL HIELO FUNDENTE, POR DIOS? ¿O es la palabra fundente lo que no entendéis? (cosa que ya me preocuparía en exceso). Primeros principios de la termodinámica que relacionan el trabajo con la carga, CON LA CARGA!!!!!! ¿QUÉ CARGA? Haces de luz con trayectorias en espiral ¿LO HABÉIS VISTO ALGUNA VEZ? Luz no luminosa. ¿QUÉ ES ESO? Y no sigo porque la lista de despropósitos es infinita. Y ninguna de estas "originalidades" las he encontrado una única vez sino varias, algunas hasta unas cuantas docenas de veces. ¿NO OS DA VERGÜENZA? Espero y confío que esto os sirva de aprendizaje para el extraordinario, que hagáis los exámenes limpios, ordenados, bien redactados, sin faltas de ortografía ni burradas infantiles y sobre todo espero que estudiéis como los que sois, estudiantes universitarios, ADULTOS. Como tales ocupáis un lugar privilegiado en estos tiempos tan difíciles que corren, y ello os obliga a estudiar 8 horas diarias, a trabajar como cualquier trabajador once meses al año, cosa que por más que me juréis que hacéis no puedo creer a la vista de la inmensa mayoría de lo que he leído. No sería justo por mi parte hablar sólo de los desastres que he encontrado, aunque hayan sido la más aplastante mayoría, como veis en la lista. Ha habido exámenes que han sido una auténtica delicia de corregir, de algunos de vosotros que traslucís con rotunda evidencia lo mucho que habéis estudiado y lo que os habéis esforzado durante toda la evaluación continua. Mi enhorabuena más sincera a todos vosotros. Y mi agradecimiento por vuestro esfuerzo. Y si unos cuantos pueden ¿por qué los demás no? Pensadlo. Por favor. Haced autoanálisis, una autocrítica, tened el valor de ser sinceros con vosotros mismo y poned remedio a tiempo. O en caso contrario no os empeñéis en algo que os queda grande, si es que es esa la conclusión. Repito que sois unos privilegiados en estos tiempos tan duros que corren y que es inmoral la forma en la que muchos de vosotros despilfarráis recursos y vuestro potencial. Como consejo de abuela os digo algo que seguro que ya os han dicho antes: jamás volveréis a tener ni la edad, ni la fuerza, ni el potencial, ni las oportunidades que tenéis hoy, aprovechadlas antes de que os tengáis que arrepentir de no haberlas aprovechado. Estoy muy disgustada, y en honor a la verdad, cabreada. Es por ello, y por otras ocupaciones que tengo, que prefiero enfriar y dejar la revisión de exámenes para el lunes 16. Si venís a ver vuestros exámenes haceros conscientes de lo que habéis escrito, leed el Tipler, y analizar vuestras respuestas. No estoy dispuesta a repetir n veces lo mismo. A muchos os voy a poner a leer en voz alta lo que habéis escrito. Espero que en el extraordinario me deis más alegrías. Recibid todos un saludo.