jueves, 25 de agosto de 2011

"Sin dolor no hay gloria"


Este mensaje que se estampa en muchas camisetas en Santiago de Compostela, y que por cierto se venden como pan caliente,  entre miles de turistas, como recuerdo de su estancia en estas tierras gallegas, tiene un mensaje tan profundo y a la vez tan actual, espera que lo reescribo  "Sin dolor no hay Gloria". Definitivamente quien se empeñe por alejarse del sufrimiento propio de la vida, está arando en el mar, es decir, en balde.

Catedral de Santiago Apóstol
Durante la visita a  la imponente Catedral de Santiago, rodeada de  miles de peregrinos que se han venido directo de la JMJ de Madrid, me cuentan entre chistes, y cara de alegría, su sin fin de anécdotas y esfuerzos para poder venir a este país, pero eso sí, muy contentos con muchas energías, con un entusiasmo envidiable, paradojicamente a pesar de tanto esfuerzo, abnegaciones y sacrificio, se sentían muy felices... a caso será esto, un misterio? 

Por otro lado, ni hablar de todos los peregrinos que hacen el camino de Santiago, hablando con algunos de ellos, coinciden con el lema, el dolor, el padecimiento, el cansancio, las privaciones, el arduo esfuerzo de andar megas-cantidades de kilómetros con las inclemencias del tiempo, la enfermedad, la soledad, hambre, carencias, limitaciones, nada de esto les apartó la mirada de su meta, llegar a la Catedral de Santiago, imitar sus pasos y algunas penurias, por las cuales tuvo que pasar el apóstol para evangelizar España. Por otro lado, todos en general, han visto en el dolor una oportunidad de encontrarse con sigo mismo, han visto en el dolor una oportunidad para crecer interiormente, veían el dolor como algo temporal en cambio como me comentó una chica peregrina la Gloria de llegar a la meta es para siempre, por eso merece la pena! terminó diciendome: No es el dolor sino lo que tu hagas con El. Es cuestión  de Fe.  Gracias Lia por tan bonita reflexión.

Un abrazo desde estas tierras gallegas, y recuerda... el dolor es ineludible pero temporal, la meta, la gloria de estar con Dios es para siempre, para siempre, bien merece la pena!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.